Adicción a internet

ADICCIÓN A INTERNET.raya

En la parada del autobús, en el autobús, en la sala de espera del médico, andando por la calle, en el trabajo, en una reunión, en un concierto, a la salida de clase, en el parque, en el ascensor, en una comida, en el baño, en la cocina… Con el móvil a todas partes y a todas horas. Así se puede ver  cada vez un mayor número de personas, no sólo jóvenes. Cada vez hay personas de mayor edad que no pueden dejar pasar un minuto sin coger el teléfono y entrar en facebook, twitter, responder a un whatsApp…

Las principales razones por las que enganchan tanto las redes sociales

Twitter, facebook… permiten con gran facilidad entrar en contacto con otras personas. Las relaciones que se generan son muy «light», superficiales pero basta con apretar un botón para poder chalar con alguien o darte a conocer a  miles de personas o tener seguidores. En las redes sociales solo proyectamos lo positivo de nosotros: lo bien que nos lo estamos pasando montando a caballo, en la playa, las foto de una buena mariscada.

Uno no percibe la verdadera realidad social de las personas, ya que  no se cuentan lo que nos va mal o el sufrimiento que podamos tener. Producen una sensación de gratificación muy rápida. Yo escribo e inmediatamente hay una respuesta. Ese «feedback» produce un estímulo muy positivo. El teléfono, el ordenador… son todos ellos dispositivos que nos obedecen. Conllevan un reconocimiento personal. El ser humano, por naturaleza, anhela sentirse querido, interesante, que le miren y observen. Ese sentimiento en las redes sociales se obtiene multiplicado por infinito.

Si uno ha tenido un mal día y está de bajón, se conecta a las redes y compensa esa frustración o se siente “acompañado/a. Google. Al usuario le hace sentirse activo mientras realiza una labor de  busca información no siempre fidedigna. Por ejemplo, se busca información sobre enfermedades o medicamentos que no está verificada por expertos en el tema. lo que puede llevar a la confusión. Se busca música, fotos, videos (youtube) , se publican fotos, videos, mensajes, fotos… aunque, en realidad, no se esté haciendo nada útil de verdad. Sólo perdiendo paasado tiempo.

Consecuencias.

Uso compulsivo y descontrolado de la tecnología, (Internet, móviles, consolas, chats, etc.). Al igual que otras adicciones generan tolerancia, dependencia y abstinencia. Las consecuencias más frecuentes de este tipo de adicciones son: mucho tiempo en exceso haciendo este uso dejando de hacer otras actividades, laborales, sociales o académicas. Nerviosismo y ansiedad cuando no se puede acceder. Es paradójico pero el uso de la redes sociales llevan al aislamiento y deterioro de la relaciones sociales.