Afrontar acontecimientos vitales

Afrontar acontecimientos vitales

Los acontecimientos vitales hacen que nos tengamos que adaptar a nuevas situaciones o acontecimientos lo cual requiere un esfuerzo cognitivo emocional y conductual a esos nuevos acontecimientos o situaciones. Si esa adaptación no se gestiona de forma adecuadas nos llevará a un Trastorno de Ansiedad de Adaptación, muy frecuente.

Acontecimientos vitales comunes:
Muerte de la pareja o de un familiar cercano
Diagnóstico de una enfermedad crónica o terminal
Ruptura de la pareja
Pérdida del trabajo
Cambio d de residencia
Menopausia
Crisis de los 40, 50 …
La Jubilación
Llegada de un hijo
Cuando los hijos se van de casa

Estas situaciones sabíamos que un día u otro nos pasarían o nos podrían pasar, a menudo nos llegan de improvisto. A algunas personas les  generan inestabilidad emocional, sentimientos de inseguridad y de indefensión, mas allá de lo esperado

Una crisis nos lleva a una etapa de desorientación, de pérdida y de vacío interior que puede experimentarse durante un tiempo más o menos prolongado en función de diferentes variables de la persona.

Esta crisis pone a prueba la capacidad de resistencia de la persona. Los efectos que puede producir una crisis a nivel emocional son: sufrimiento, tristeza y también angustia. Emociones que pueden llegar a somatizarse con el paso del tiempo puesto que el estado de ánimo tiene una enorme influencia sobre el bienestar físico o la enfermedad.

Una crisis puede ser personal o también de pareja, es decir, algunas parejas fortalecen su unión tras hacer frente a un periodo crítico. Se trata de un proceso que es difícil pero que una vez superado aporta nuevas herramientas a nivel emocional para afrontar la vida y disfrutar el presente con éxito. Sin duda, cuando una persona supera una crisis toma conciencia de su propia fortaleza interior.


Los comentarios están cerrados