Asertividad

FALTA DE ASERTIVIDAD
La asertividad es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, sin dejarse manipular ni manipular a los demás. Los comportamientos asertivos suponen un saber defender las propias necesidades frente a las exigencias de los demás sin llegar a utilizar comportamientos agresivos . La asertividad está estrechamente ligada al respeto. El  cariño por uno mismo y por los demás. Quien busque aumentar el respeto por sí mismo, mejorar sus relaciones.  Y, en último extremo, contribuir a aumentar su autoestima, tiene como reto desarrollar su   asertividad.
raya

¿Qué es la asertiva? Autoafirmarnos en  nuestros intereses, tomar decisiones, hacer valer nuestras necesidades,  derechos, puntos de vista, opiniones. También es,  la capacidad de tomar decisiones, que hacer con  nuestras propiedades, dinero, tiempo libre. A quien queremos ayudar o a quien no. Tener la capacidad de decir, no; cuando queremos decir no y decir si cuando queremos decir si.  Asertividad es,  no ceder ante el chantaje emocional o la presión de los demás para que nos conformemos a sus intereses o peticiones anteponiéndolos a los nuestros. Ser asertivos es,   autorespetarse, hacernos valorar y respetar. Los comportamientos asertivos suponen un saber defender o reafirmarnos en  nuestras necesidades frente a las exigencias de los demás sin llegar a utilizar comportamientos o actitudes donde los demás se sientan atacados o desvalorados.

Asertividad. Cuatro clases de personas frente a la asertividad.

raya

La persona pasiva y sumisa no defiende sus propios derechos, respeta a los demás pero no se respeta a sí misma Sus esquemas mentales son del tipo: “Es necesario ser querido y apreciado por todo el mundo”  “si digo lo que pienso los demás se molestarán conmigo”. “tengo que contentar a los demás si no es así les caeré mal”Sus sentimientos suelen ser frecuentemente de frustración, impotencia, culpabilidad y baja autoestima, ansiedad y temor. Sus comportamientos son inseguros: Con frecuencia tiene quejas no manifestadas hacia los demás del tipo: “X es egoísta y se aprovecha de mí”. Cuando ya no puede más puede experimentar “explosiones” agresivas bastante incontroladas resultado de la acumulación de tensiones.

La persona agresiva defiende sus derechos de forma excesiva, no respetando a los demás y frecuentemente generando conflictos por este hecho. Carece de habilidades para relacionarse con  “sensibilidad” o empatía. Sus esquemas mentales son del tipo: “Si no soy fuerte los demás se aprovecharán de mi”, “Lo importante es conseguir lo que yo quiera”. Sus sentimientos suelen ser de enfado, sentimiento de injusticia, soledad y abandono, baja autoestima, frustración y falta de control.

La persona asertiva sabe respetar a los demás sin dejar de respetarse a si misma. No pretende entrar en el esquema de ganar o perder en la relación con los demás, sino en ¿cómo podemos llegar a un acuerdo favorable a ambos? Sus sentimientos son más estables y controlados que los de las personas inhibidas o agresivas y derivado de todo esto su sentido de autonomía, autosuficiencia y autoestima es elevado.

Causas por las que no somos asertivos. Miedo a la reacción de los demás Herir a los demás Defraudar a los demás (deseabilidad social) Ser abandonado/a o no ser querido No ser reconocido y aprobado Un sentido del deber y la responsabilidad distorsionado

raya