Terapia de familia

Terapia familiar, en el que se tratan aspectos conflictivos entre miembros de una misma familia. El objetivo es fortalecer y dotar de recursos a la familia para que puedan actuar de manera colaborativa gracias a ello dirimir disputas y conflictos que puedan tener entre ellos o bien problemas propios de un único individuo. Cambiar las dinámicas familiares y el patrón de que la provocan, facilitan o le dan utilidad. Algunos de los aspectos claves son los procesos de comunicación, la asignación de roles, la estructura clara o difusa de la familia y los límites entre las personas que pueden permitir o cohibir el proceso de creación de una identidad propia y autónoma.

Aplicaciones de este tipo de terapia 

La terapia familiar se ha venido empleando desde sus orígenes para ayudar a solventar diversos tipos de problemáticas. Entre ellas pueden encontrarse las siguientes. 

Crisis familiares 

La existencia de problemas intrafamiliares que no pueden ser resueltos por los medios tradicionales han sido frecuentemente motivos de consulta para la terapia de familia. Una situación difícil, aspectos vinculados al ciclo vital como el nacimiento de hijos o la llegada de su emancipación, una muerte cuyo duelo no ha sido elaborado o algún conflicto latente entre sus miembros son ejemplos válidos. 

Terapia de pareja 

La terapia de pareja es uno de los subtipos de terapia familiar que hay. La superación de problemas en la pareja como falta de comunicación, agotamiento, infidelidad o incompatibilidad en algunos aspectos de la vida son algunos de los motivos de consulta más frecuente.  Problemas de conducta o trastornos mentales en uno de los miembros Especialmente cuando el sujeto en cuestión es uno de los hijos, no es extraño que los progenitores deciden intentar ponerle remedio. En muchos casos, puede emplearse a los progenitores o familiares como coterapeutas que puedan facilitar el mantenimiento de los cambios y el seguimiento de programas establecidos por el terapeuta.  Asimismo, en otros casos los problemas presentados pueden verse fuertemente influenciados por los patrones de comunicación de las familias (por ejemplo, hogares desestructurados o parejas que discuten continuamente pueden contribuir a causar problemas emocionales y de conducta). 

 Tratamiento de adicciones y otros trastornos 

En el tratamiento de diversas adicciones e incluso de otros trastornos psicológicos puede ser de gran utilidad integrar a los familiares más cercanos, de manera que éstos puedan ayudar al sujeto a mantenerse alejado de estímulos que eliciten la respuesta del consumo. También pueden participar en hacer ver al sujeto la necesidad de continuar con el tratamiento y las ventajas de dejar de consumir, así como de reforzar las conductas que favorezcan su recuperación. 

Entrenamiento para padres 

El entrenamiento para padres supone una gran ventaja para aquellos progenitores que tienen hijos con problemas de conducta o que desconocen como hacer frente a situaciones concretas que se estén experimentando a lo largo de su desarrollo. Se enseña cómo hacer frente a conductas desadaptativas a través del moldeamiento y de una estimulación positiva que permita la adaptación del menor.