Tipos de servicios

Tipos de servicios

Psicoterapia presencial

El psicólogo cuando trabaja de forma presencial atiende a sus pacientes físicamente en su consulta. Este es el modo más tradicional de la consulta psicológica. De esta manera tanto el psicólogo como el paciente, se ven cara a cara, hablan, revisan juntos la problemática motivo de consulta. La cercanía y el contacto físico son lo determinante en esta modo de trabajar la psicoterapia es mas cálida y cercana. El psicólogo y paciente se conocen personalmente, mantienen una relación fluida en un mismo entorno y condiciones físicas.

El hecho de compartir el espacio físico y verse personalmente, puede favorecer la relación de confianza necesaria entre el psicólogo y el paciente y con el tiempo se pueda establecer una interrelación fluida El la terapia presencial el terapeuta puede usar, además de su palabra puede realizar gráficos y anotaciones para el paciente a nivel presencia la comunicación no verbal es más rica: la expresión de los ojos, de la cara, la sonrisa, puede gesticular con manos y brazos, puede levantarse, andar, acercarse al paciente, tocarle, tomar por el brazo,… El psicólogo puede interpretar las expresiones del paciente: temblor, bajada de ojos, esquivar la mirada, brazos cruzados, tartamudez… todo esto es muy positivo a la hora de prestar la mejor ayuda psicológica posible. En el caso de la terapia presencial, al desarrollarse la misma en la propia consulta del especialista, este tiene un completo control en el que se desarrolla toda la sesión: temperatura, confort, iluminación, música de fondo, mobiliario. Con esto se asegura de que se den las condiciones óptimas para el mejor desarrollo de la psicoterapia.

Terapia on-line

El psicólogo online ofrece los mismos servicios que el psicólogo tradicional, pero lo hace con las tecnología de la información y la comunicación actuales. Terapeuta y paciente no se encuentran en la misma ubicación sino que contactan por internet, y establece la relación a través de este medio. La terapia online en  muchos casos es muy útil. Por ejemplo, para todas aquellas personas que posean horarios complicados. Una agenda repleta de obligaciones que les impida, aunque quieran, asistir a las consultas presenciales. También puede ocurrir, que residas en una zona algo apartada y con un acceso limitad o a los psicólogos como  zonas rurales o pueblos apartados.

Pede ser útil, para aquellas personas que padezcan algún tipo de problema que les impida salir del hogar por movilidad limitada o en las primeras fases del tratamiento de  la agorafobia si el paciente se resiste a acudir de forma presencial. En este caso, este tipo de consultas online no solo es necesaria, sino que con el profesional adecuado puede abrir al paciente una posibilidad que antes no contemplaba. La terapia online efectiva es una opción si existe limitaciones para no acudir  a nivel presencial. 

A veces, también se puede alternar sesiones de terapia online como complemento a la presenciales y viceversa. De esta manera, se pueden obtener mejores resultados en el tratamiento que se esté llevando con el paciente.

 

Atención a domicilio.

La psicología a domicilio se refiere a las situaciones en las que el psicoterapeuta se desplaza al hogar del paciente para llevar a cabo las sesiones que permitirán que este último mejore su calidad de vida y su bienestar.

La idea de la psicología a domicilio surge porque muchas veces el paciente puede experimentar demasiados problemas a la hora de acudir a la consulta cuando se encuentra en un mal momento emocional, tiene alguna discapacidad que le imposibilita desplazarse, sufre una crisis seria o tiene una limitación en cuanto al medio de transporte (ya sea porque no tiene vehículo o que la red de transporte público no es el ideal para acudir a la clínica).

Por sus características y ventajas asociadas, la psicología a domicilio puede ser la solución a estos obstáculos, igual que cuando un médico hace una visita al hogar de un enfermo. La psicoterapia a domicilio permite mantener el contacto con el paciente, ya que es una forma de terapia presencial, pero con todo el confort que presenta el hogar. Así, el paciente puede sentirse más cómodo y confiado porque está en un lugar que conoce muy bien.