Disfunciones sexuales

Terapias basadas en evidencias eficaces para tratar las disfunciones sexuales, recomendadas por la Sociedad Española de Psicología Clínica y de la salud

  • Terapia Cognitiva Conductual
Exposición 
Desensibilización sitemática
Intención paradójica
Focalización sensorial
Habilidades y asertividad en las relaciones sexuales

Problemas relacionados el sexo.

La terapia se centra en las dificultades en las relaciones sexuales (dolor con la penetración, eyaculación precoz, dificultad con a erección, falta de deseo),  pero ubicándolas dentro del contexto de pareja e individual donde pueden concurrir diversos factores personales y de pareja que interfieran en estas dificultades.

Dolor con la penetración

Cuando una mujer tiene un problema de vaginismo, la penetración se vuelve imposible aunque se intente en repetidas ocasiones, acompañándose cada intento de molestias, frustración, y en ocasiones, ansiedad y dolor. A veces, incluso se presentan dificultades para la penetración vaginal por cualquier tipo de objeto, ya se trate de un pene, de un dedo, de un tampón durante la regla

Eyacular antes de tiempo.

Hay muchos hombres preocupados porque consideran que eyaculan demasiado pronto en las relaciones coitales. Sienten que los coitos son demasiado cortos, y que no dan tiempo a su pareja para disfrutar. Como consecuencia de ello, se sienten inseguros en sus relaciones sexuales, o las viven con frustración.Si la situación se mantiene en el tiempo, a veces anticipan que va a volver a pasar causando ansiedad y se empiezan a evitar las relaciones perdiendo cierto interés por los encuentros.

Problemas para mantener la erección.

Dificultad para lograr o mantener la erección durante las relaciones sexuales. Las causas pueden ser diversas (causas físicas, problemas orgánicos, interferencia de fármacos) pero lo habitual es que la causa sea psicológica: el miedo a que vuelva a ocurrir, lo cual genera altos niveles de ansiedad, de autoexigencia e inseguridad lo cual interfiere en  la excitación y pérdida de erección, como consecuencia. Cuando la erección se pierde o no se logra en diversas ocasiones la preocupación del varón aumenta y anticipa que la prosiga vez ocurrirá generando ansiedad interfiriendo en la erección con lo cual se retroalimente el problema y este  se mantenga el problema.

Falta de deseo sexual.

La persona siente  poca apetencia por mantener contactos eróticos. La “falta de deseo sexual” se puede deber a causas muy diversas:

Estilo de vida, el estrés, el cansancio
Las crisis personales
Si las relaciones  se han vivido con insatisfacción, esto también puede influir en el deseo.
Hay también factores físicos o efectos de ciertos fármacos…)
La mala relación de pareja.